Diseña un sitio como este con WordPress.com
Comenzar

Medicina Tradicional China

LA MEDICINA TRADICIONAL CHINA se encarga de estudiar el comportamiento del QÍ en el cuerpo humano y, en caso de enfermar, reestablecer su equilibrio

El en los animales, entre ellos el ser humano, provee la estructura y apariencia física de cada especie, la fisiología de los órganos, el bombeo del corazón, el flujo sanguíneo, la transmisión nerviosa y su interacción con el entorno para la evolución, desarrollo y capacidad de supervivencia. Este QÍ aparece desde la concepción de la vida y se extingue con la muerte.

En la naturaleza, el QÍ es la luz del sol, el viento, las corrientes de agua…Si instalamos una placa solar, un molino de viento o una turbina de agua, transformaremos el QÍ en energía eléctrica, que permite el funcionamiento de aparatos eléctricos. El QÍ también es el calor generado por combustible fósiles como el petróleo, gas natural o carbón energías imprescindibles que nos permite el desarrollo de nuestra sociedad moderna.

De manera que, si bien no podemos ver el QÍ, tampoco podemos negar su existencia. ¿ Cómo es posible que una persona reconozca que un teléfono móvil, un televisor o un coche tienen energía y luego negar la existencia de QÍ en los seres vivos? ¿ No crees que nuestra existencia, las relaciones sociales, incluso nuestras emociones y pensamientos, sean manifestaciones energéticas de nosotros mismos?

Decimos que el QÍ es la esencia de la vida, permite la función y desarrollo del organismo en su conjunto: controla la secreción y el flujo de los líquidos orgánicos; absorción, transformación y eliminación del agua, aire y alimentos; mantiene la forma, posición y funcionamiento de los órganos, se encarga de la temperatura corporal constante; constituye el sistema inmunológico frente a factores patógenos, etc.

Cuando el QÍ está en armonía, el organismo funciona de manera óptima y nos encontramos en un estado de salud a nivel físico, emocional y espiritual. Al contrario, nos enfermamos cuando el QÍ se encuentra en desequilibrio, tanto en su exceso, como en su insuficiencia o estancamiento.

Para eso está la Medicina Tradicional China, con sus diversos métodos terapéuticos, para corregir las anomalías y devolver al individuo su estado equilibrado de QÍ, o lo que es lo mismo, la salud.

LOS MERIDIANOS

Al igual que la sangre circula por los vasos sanguíneos, la linfa, por los vasos linfáticos o la transmisión nervisosa, por los nervios, el QÍ también circula por el cuerpo de una manera sistemática. A los canales por donde fluye el QÍ los llamamos en la medicina china como Jing Luo, es decir, meridianos y canales colaterales.

Éstos meridianos o canales establecen una conexión por la superficie de nuestro cuerpo hacia el exterior a través de la piel y de los órganos sensoriales. Desde la superficie se sumergen hacia el interior para conectar internamente con los órganos y vísceras posibilitando el correcto funcionamiento del organismo.

LOS PUNTOS DE ACUPUNTURA

Si comparamos un meridiano energético con una línea de autobús o metro, existen paradas a lo largo de la línea y cada parada posee una propiedad e información diferente. Estas paradas serían los puntos de acupuntura, una pequeña área en la superficie de la piel donde existe un aumento de concetración de energía.

Al igual que en una estación de metro, puede existir mayor o menor afluencia de pasajeros, como si se trata de una estación simple o de un intercambiador, existen puntos de acupuntura con mayor o menor capacidad de influencia sobre el meridiano y, por consiguiente, sobre el órgano interno.

Comúnmente se dice que, como el número de días en un año, existen 365 puntos distribuidos en 14 meridianos, pero que en realidad puede haber muchos más. Hay muchas maneras de estimularlos; el método más conocido es a través de las agujas de acupuntura, aunque estos puntos también pueden ser estimulados por presión ( digitopuntura o SHIATSU), moxibustión ( calor generado por la combustión de hierbas medicinales, principalmente la de artemisa), ventosas, electricidad ( electroacupuntura ), campo magnético ( magnetoterapia ), cataplasmas o parches medicinales.

Como dicta la tercera Ley de Newton: << Con toda acción ocurre siempre una reacción >>. Ante el estímulo en los puntos de acupuntura, el organismo, a través del sistema nervioso, bioquímico, hormonal y circulatorio, establece una respuesta de autodefensa y de autoreparación para corregir los posibles desequilibrios que sufre.

Servicios

Anuncio publicitario
A %d blogueros les gusta esto: